La Historia de Byron

Por nada del mundo se debe perder la Esperanza y la Fe… Byron Isaías Pérez Argueta es un joven de 22 años de edad. Vive con sus padres en la Colonia El Esfuerzo II de la zona 12 de Cobán. “Mi vida antes de ingresar a Comunidad Esperanza, era como la de cualquier otro niño, me gustaba leer mucho, sobre todo Ciencias Naturales; sin embargo, aún no tenía claridad sobre mi proyecto de vida, ni sobre lo que quería lograr”.

 Byron, con una sonrisa en sus labios cuenta que, lo que en aquél entonces era el Colegio “Nuestra Señora de la Esperanza”, contribuyó grandemente a lo que actualmente 

realiza como persona y profesional, ya que profesores como Rubén Darío Macz y “Seño Mercedes” siempre le motivaron a continuar formándose, a buscar su vocación, a esforzarse en la investigación y a sobresalir para mejorar su calidad de vida.  
 
“Aquí, en Ciudad de la Esperanza, se inculca la formación científica, humana  y  cristiana;  hay  compañerismo  y  hermandad  sin  importar  las  condiciones socioeconómicas entre alumnos y personal del centro“, enfatiza el joven Byron. 
Entre otras cosas, comparte que si no hubiera tenido la oportunidad de formarse en Ciudad de la Esperanza, su vida fuera otra: “Gracias a la formación y  orientación que me brindaron aquí, no me desvié por malos caminos; académicamente, quizás únicamente hubiera concluido el ciclo de nivel medio y me hubiera puesto a trabajar, sin pensar en los estudios universitarios”. 
Destaca también que en su dinámica familiar ha habido cambios. Ahora Byron vive por  y para su familia: a sus hermanos les ayuda a realizar las tareas, les motiva para que se superen y sean personas de bien; son grandes amigos y  ellos lo ven como esa persona en quien pueden confiar. “Soy la inspiración de mis hermanos para que ellos también continúen 
estudiando”, manifiesta.
 
Luego de salir de tercero básico del Centro de Formación Ciudad de la Esperanza, estudió y se graduó de Perito en Mecánica Automotriz, tiene seis semestres aprobados de Geología 
en el Centro Universitario del Norte CUNOR, de la Universidad de San Carlos de Guatemala, y actualmente cursa el primer semestre de la carrera de Administración Educativa en la 
misma universidad. Adicionalmente ha tenido la oportunidad de recibir cursos sobre 
electromecánica, electricidad básica, técnico operador de computadoras y posee un  intermedio de idioma Inglés. 
 
Pero la vida de muchas vueltas y le trajo de vuelta a Comunidad Esperanza, donde labora como docente impartiendo el curso de matemáticas. “¡No me imaginaba llegar a trabajar aquí! Estoy orgulloso de ello, porque supone el inicio de una nueva etapa y experiencia profesional para mí” expresa emocionado. 
A los jóvenes que estudian en Ciudad  de  la  Esperanza, les aconseja: “Reflexionen sobre lo que quieren para su vida, estudien todo lo que   puedan,   ya que   ustedes   son   la inspiración para construir los sueños de su familia; deben destacarse en la sociedad por ser personas de bien y productivas. Sueñen y atrévanse a ser diferentes; por nada del mundo pierdan la esperanza y la fe, busquen oportunidades. ¡Si lo logran hacer, significa que dieron grandes pasos en su vida!”. 
Y continúa: “La ciudad de la Esperanza es una bendición para los chicos y chicas que ahí participan ya que lo tienen todo: formación académica, alimentación, orientación vocacional, servicios de  salud, atención humana ¡no les falta nada!”. 
Entre sus proyectos personales Byron desea transformar sus sueños en realidad:  graduarse de Ingeniero Geólogo es uno de ellos, pero también el poder obtener una maestría o doctorado en el extranjero; tener la suficiente estabilidad económica para contribuir a mejorar la calidad de vida de su familia y además de ayudar a las personas que más lo necesitan.
 


[volver]

 

 

APROEDI, Asociación para el apoyo a proyectos de educación y desarollo de la infancia © Todos los derechos reservados 2008